Un error de los médicos casi le cuesta la vida a este niño. ¡Todos los padres deben saberlo!

La varicela es una infección viral muy contagiosa provocada por el virus varicela zoster (VVZ). Se caracteriza por una erupción vesicular en forma de manchas y ampollas que producen picazón.

Esta enfermedad debe ser tratada de la manera correcta, sino suele pasar algo terrible como sucedió con el pequeño Lewis, lo cual lo llevó a terminar en el hospital con sepsis grave. Su madre, Halle Lions, compartió esta foto en Internet para advertir a otros padres.

La varicela casi le cuesta la vida a este niño

El problema con Lewis fue una prescripción errónea de los fármacos antiinflamatorios, tales como ibuprofeno o aspirina, cuando está diagnosticada la varicela. Nadie sospechaba el peligro, hasta que Lewis parara en la reanimación con una sepsis grave.

Cuatro especialistas diferentes prescribieron ibuprofeno a Lewis, al darse cuenta de que tenía varicela, siguiendo el tratamiento antiinflamatorio. Acto seguido, el estado de Lewis se agravó drásticamente, y le diagnosticaron la sepsis. Estas ampollas sobre su piel son una reacción al tratamiento con ibuprofeno.

El niño tuvo suerte que los médicos que lo curaban ya habían tropezado antes con casos similares. Resultó que ibuprofeno nunca se prescribe para tratar la varicela, porque intensifica la reacción de la piel a la infección. Así una erupción insignificante se transforma en ampollas enormes y dolorosas.

Afortunadamente, ahora Lewis está bien — 10 meses después del tratamiento de la varicela y grave sepsis sufrida, su piel solo muestra algunas cicatrices casi invisibles. Sin embargo, Halle Lions decidió mostrar una vez más las fotos de su hijo en la Red de redes, porque a la hija de su conocido también le habían diagnosticado varicela.

Cómo se debe tratar la varicela en niños

Los cuidados que se deben tener son: aislamiento del niño, de sus ropas y toallas, prevenir el contacto con lactantes y embarazadas, cuidar el aseo para evitar la sobre infección de las heridas, dar antihistamínicos en caso de prurito intenso, dar baños cortos y diarios, secar el cuerpo sin frotar, no colocar cremas ni polvos sobre las lesiones, y cepillar las uñas en caso de que se rasque mucho.

El contagio ocurre hasta que todas las lesiones se encuentren en su estadío de costra, lo que lleva aproximadamente 10 días.

El mito más conocido y a mi entender peligroso, es darle al niño algún té de yuyos para hacer que “brote hacia fuera”, lo que sólo logra intoxicarlos y puede llevar a convulsiones o problemas metabólicos. Algunos sugerían no bañar a los pacientes con varicela, pero al contrario, es bueno hacerlo con los cuidados que antes mencioné.
¡TEN CUIDADO! Ahora ya sabes que es lo que no le deben recetar a tu niño si tiene.

Loading...
loading...

Comentarios